Ya que no contarán a nuestras familias al menos que las vean

Por Francisco Rodríguez Cruz

Cuando apenas restan unos 15 días para que comience en Cuba el Censo de Población y Viviendas el próximo 15 de septiembre, y ante la evidencia de que será una investigación homofóbica, o al menos discriminatoria por omisión, quisiera hacer una propuesta educativa desde el activismo para contribuir quizás a que esta sea la última vez que ello suceda en nuestro país.

Antes de plantear mi sugerencia, debo añadir que la respuesta casi oficial que recibí a la preocupación sobre la negativa de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) a registrar las uniones consensuales de las parejas homosexualesdentro del estado civil o conyugal de la población —recomendación queplanteamos por primera vez desde noviembre del 2011— fue que el Censo 2012 lo concibieron y tuvo su primer ejercicio demostrativo en dos municipios mucho antes de que la primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba aprobara dentro de sus objetivos de trabajo el enfrentamiento a la discriminación por orientación sexual.

Esta explicación es apenas una justificación, y me resulta inadmisible. Al menos para mí, el hecho evidencia que no hubo suficiente voluntad política de la dirección del país para rectificar una decisión técnica incorrecta que pudo tener una solución, como sí lo hicieron otras muchas autoridades estadísticas estatales de los países de América Latina y otras regiones del mundo durante la actual ronda censal de la ONU.

En consecuencia, exhorto a todas las personas homosexuales, bisexuales y transexuales a mostrarnos ante los enumeradores del ya próximo Censo, lo cual podríamos hacer de varias formas:

  1. Las personas homosexuales que viven juntas tienen el derecho a declarar su unión consensual ante los enumeradores y pedir que les inscriban como pareja en el cuestionario censal, aunque luego las estadísticas de la ONEI no las contabilicen, como ya decidieron hacer de manera excluyente y discriminatoria.
  2. Los gays y lesbianas que mantengan relaciones estables con una pareja, aunque no residan en su vivienda, tienen el derecho a pedir a los enumeradores que no les registren como solteros, sino como “unidos” con otra persona de su mismo sexo.
  3. Las personas transexuales tienen derecho a declararse como mujer u hombre, de acuerdo con su identidad de género, aun cuando sus órganos sexuales sean de varón o hembra, y pedir que así conste en el cuestionario censal. Esa decisión no la pueden cuestionar los enumeradores, porque como especifica la ONEI, el Censo es por declaración, y no es necesario mostrar ningún documento de identificación para avalar la información que brinde la ciudadanía.

Adicionalmente, podemos aprovechar la oportunidad de conversar con los jóvenes estudiantes que tendrán la responsabilidad de censar, para explicarles lo que no quisieron hacer los especialistas de la ONEI como parte de su capacitación, en relación con el derecho a la libre orientación sexual e identidad de género y al respeto a la diversidad sexual.

Propongo además que a partir del 15 de septiembre y hasta que recibamos la visita de los enumeradores del Censo engalanemos las casas donde vivamos lesbianas, gays, bisexuales y transexuales con la bandera del arcoíris, quienes la posean, o con cualquier otro elemento alegórico al movimiento internacional por los derechos de las personas LGBT o a las campañas nacionales contra la homofobia y por el respeto a la diversidad sexual.

Para lograr la difusión de esta idea, y ante el escaso acceso a Internet en la Isla, pido el apoyo para divulgarla mediante cualquier vía posible —si les parece bien y están de acuerdo en participar— de los y las activistas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género, tanto de las redes sociales del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), como del Centro Nacional de Prevención de las ITS-VIH/sida (CNP), el proyecto independiente Arcoíris y cualquier otro grupo o iniciativa que abogue por los derechos sexuales en Cuba.

Así, el día del levantamiento censal a nuestros hogares cientos y tal vez miles de personas podríamos utilizar y mostrar con orgullo esas camisetas, mochilas y carteles o afiches promocionales que cada año distribuyen los diferentes grupos de activismo durante la Jornada Cubana contra la Homofobia, el Día Mundial de lucha contra el Sida o en otras fechas significativas, junto con cualquier otra iniciativa que haga visible a cada familia donde viva, ame y sea amado; estudie, trabaje y defienda a su patria algún integrante de la comunidad LGBT, de manera que las decenas de miles de muchachas y muchachos que enumerarán las viviendas a lo largo y ancho del país sepan, comenten y transmitan a las autoridades pertinentes y a toda la población que —al contrario de lo que dice el eslogan— todavía no todos y todas contamos para este Censo discriminatorio y homofóbico, pero sí para Cuba.

Tomado de Paquito el de Cuba.

Acerca de proyectoarcoiris

este es un proyecto para promover la visibilidad de la comunidad LGBTQ de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Activismo, Convocatorias, Lo personal es político, Política, Sexo-diversxs y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s