¿Son o los hacen?

Los hombres más exitosos del mundo del espectáculo son convertidos en gays. El Real Person Slash es un nuevo género literario en el cual las fanáticas toman la vida de sus ídolos y la transforman para su propia diversión. Actores que están de novios, músicos que se separan, deportistas musculosos que adoptan y hombres embarazados. La pluralidad de sexualidades se naturaliza en esta nueva narrativa opositora y provoca la ira de más de uno.

Por Ariel Alvarez

Orlando deslizó su mano hacia abajo y comenzó a dibujar círculos con sus dedos en la punta del miembro de Elijah, que empezó a ponerse muy duro: Sí, sí, gemía consintiendo. Luego Orlando presionó sus labios contra los de su amante, que se abrieron para sentir todo el calor húmedo y suave de su deseo. Esto sucedió entre los actores Orlando Bloom y Elijah Wood. Tranquilxs, no salieron del ropero ni cosa que se le parezca. Pasó en uno de los miles de relatos de Real Person Slash que se encuentran en la red.

¿Qué es esto? Una nueva especie de género literario en el cual las fanáticas escriben relatos basados en las celebridades que admiran, en la mayoría de los casos músicos, actores o deportistas, y los hacen mantener una relación gay. La controversia y el escándalo asoman por todos lados: las autoras son mujeres heterosexuales, generalmente no les importa si las personas acerca de las que escriben son homosexuales o no, y el carácter fuertemente erótico de las historias (que van desde un idilio romántico hasta el porno) hace enojar a más de uno. Pero vayamos un paso atrás.

Los Fan Fiction (literalmente ficción hecha por fanáticos) surgen a principios de los años 60, cuando algunos de los seguidores de la serie Viaje a las estrellas decidieron tomar la historia original y manipularla a gusto hasta construir nuevas aventuras. No pasó mucho tiempo hasta que algunas fanáticas tomaron el subtexto de tensión sexual que existía entre los personajes principales y lo convirtieron en una relación homosexual. Y esto se masificó hasta tal punto que adquirió el nombre de Slash: nombre en inglés de la barra oblicua /, que era la que se utiliza para separar a las parejas de involucrados (Kirk/Spok, Batman/Superman, etc.)

Al principio clandestinas, estas publicaciones se popularizaron cuando en la década de los 90 Internet se convirtió en el medio ideal para difundir estas historias que rápidamente comenzaron a aparecer en los fandoms (los grupos de fanáticos). Prácticamente no existe serie de televisión, película taquillera o libro que no tenga su versión slash. Cada uno de los miles de sitios dedicados a este género tiene en su interior cientos de estas nuevas ficciones. El tema se convirtió rápidamente en objeto de estudio por el hecho de que las escritoras de slash son, según las estadísticas, mujeres heterosexuales transitando sus 20 años. Y ésta es la gran duda: ¿por qué las mujeres gustan de escribir y leer acerca de relaciones románticas entre hombres?

La confusión y el interés no hizo sino aumentar cuando a mediados de la década del 80 muchas fanáticas dejaron de lado a los personajes de ficción para centrar sus relatos en los actores que los personificaban. Y a esto se lo llamó RPS (Real Person Slash). Las autoras crean un universo de ficción basado en la supuesta vida real de personajes públicos y como buenas fanáticas manejan todo tipo de información sacada de las entrevistas, los documentales, los videos musicales y cualquier otra fuente, que se transforma en parte de la trama. Es así que de pronto un actor descubre que está enamorado de su compañero de reparto, o dos músicos que comparten habitación dan rienda suelta a sus deseos en medio de una gira. Las parejas más populares en la actualidad son Chris Hemsworth y Tom Hiddleston (los protagonistas de la película Thor); Robert Pattinson y Taylor Lautner (el vampiro y el hombre lobo respectivamente de la saga de Crepúsculo) y prácticamente todos los integrantes de las boysband más famosas. En el rubro deportes sobresalen las historias de los tenistas Roger Federer y Andy Murray y también las hay del nadador Michael Phelps para todos los gustos. Hasta existen sitios como metalfic.foroactivo.net, dedicados exclusivamente a las historias entre músicos de heavy metal. La denominación de las parejas es una mezcla de los nombres de los artistas, por ejemplo una historia orlijah es referida a Orlando Bloom Y Elijah Wood. Y las combinaciones entre astros son infinitas.

Destaca en cantidad lo que ya podríamos catalogar como un clásico del género: todo el elenco masculino completo de El Señor de los Anillos. Muchas de las características que estas celebridades adquieren en los relatos son, a menudo, influenciadas por los personajes que los actores encarnan y esto también es usado por las autoras para definir los roles de la relación homosexual. Por ejemplo, Viggo Mortensen es mostrado como un chongo líder parecido a Aragon (o sea, activo). En el relato Noches de Arabia, escrito por Mel y Belly (la mayoría de las autoras de slash usan seudónimo), se lo muestra teniendo relaciones con todos los hombres del elenco. Esta ficción tiene 74 partes (imaginen lo vigoroso que es Viggo aquí). Billy Boyd y Dominic Monaghan eran hobbits en las películas, así que son una pareja alegre y bromista, mientras que Elijah Wood es luchador y emocionalmente más vulnerable que sus compañeros (o sea, pasivo) y por lo general siempre se enamora de Ian Mckellen.

Pero también ciertos aspectos que a las autoras les llama la atención de la vida de estas estrellas; ciertos rumores, podríamos decir, son usados a la hora de escribir. Es el caso de Ben Affleck y Matt Damon, de los que se decía allá por los 90 que eran pareja. Ni hablar de Colin Farrel, uno de los actores más utilizados en el género, por la amistad que mantiene desde su Irlanda natal con Jonathan Rhys Meyers. Ambos protagonizaron Alexander, la película sobre Alejandro Magno dirigida por Oliver Stone. Y este film le ha dado mucha tela para cortar a las autoras de RPS. Otro de sus protagonistas es Jared Leto, que desde entonces mantiene una muy cercana amistad también con Farrel: fotos sospechosas, una pulsera que comparten, escenas de backstage donde uno le acomoda la ropa al otro y básicamente una entrevista televisiva donde Farrel cataloga a Leto como uno de los hombres más bellos del mundo. Este tipo de conductas sugerentes que sirven de inspiración para las fanáticas también se aplica a Jared Padalecki y Jensen Ackles, los protagonistas de la serie Supernatural, quienes son una de las primeras parejas populares dentro de la comunidad del Real Person Slash. Cabe aclarar que estas autoras tampoco pasaron por alto el apasionado beso entre los futbolistas Xabi Alonso y Steven Gerrard. Estos hechos de la vida real, tomados por las escritoras como elementos para sus historias, son un dato por demás interesante en lo que tiene que ver con la resignificación que hacen de las figuras públicas, dicho esto para los prejuiciosos que dicen que los homosexuales vemos gays en todas partes. Estas chicas ven la cuota de homoerotismo que existe en estas relaciones entre dos hombres reales y las transforman a través de un hecho artístico.

Esos alocados idolos pop

Andy besó a Nick. Y se deslizaron uno contra el otro. La creciente cantidad de sudor hizo las cosas más resbaladizas y perfectas. Todo lo que oye Nick es el sonido de la respiración y el crujir del colchón. Entonces estiró su mano para tomar el lubricante, aroma a durazno esta vez. Andy mostró sus habilidades para sacar la tapa con una sola mano. Nick gimió con el resbalón del primer dedo y se arqueó como un gato sobre la cama: Eres tan mío, ahora dijo Andy… (sobre Andy Taylor y Nick Rhodes integrantes de Duran Duran).

Este es un fragmento de uno de los relatos que puede leerse en la página The lovely blue planet of there, dedicada al Real Person Slash de Duran Duran. Y es que allí empezó todo. Cuando a mediados de la década del 80 se hacían muy populares las boysband, sus fanáticas comenzaron a escribir este tipo de historias. Cuando la cosa empezó a proliferar, también aparecieron los ataques a este tipo de producciones. Paradójicamente las primeras en molestarse fueron las escritoras de slash tradicional (el que se basa en personajes de ficción). Y es paradójico porque ellas mismas en un principio fueron cuestionadas y catalogadas de pervertidas y perseguidas por la cuestión legal de los derechos de autor de las obras que reescribían. Las comunidades de ficción slash comenzaron a desarrollar su propia ética en cuanto al uso de personas reales y los consideraron difamatorios y por ende no aceptables. Hablaban del daño y el enojo que podía causar en las celebridades y sus familias, sobre todo por el alto contenido erótico de las historias. Las escritoras de Real Person Slash comenzaron a ser censuradas en muchos sitios, como por ejemplo Fanfiction.net, uno de los más importantes. Es así que las defensoras del RPS comenzaron a reclamar por el derecho a ejercer su libertad creativa sin fronteras legales o morales. Pese a esto, y casi como una obligación, a cada uno de los relatos lo antecede una advertencia al lector que dice que todas las historias son ficción, que el sitio es sin fines de lucro y que las personas reales del mundo del espectáculo sólo son tomadas como modelo y de ninguna manera están afiliadas al grupo que escribe.

Pese a lo que las detractoras suponen, a las estrellas aludidas parece importarle poco en realidad. Elijah Wood ha manifestado su admiración por la creatividad de los relatos que lo tienen como protagonista: Es uno de los esfuerzos más creativos que he visto, declaró en una entrevista. Por su parte, Ian Mackellen publicó en su e-post: No estoy muy familiarizado con el slash, pero no encuentro nada perjudicial en compartir fantasías sobre personajes favoritos o sobre sus intérpretes. En el contexto de tales sitios incluso historias de personas reales me parecen inobjetables, ya que son claramente de ficción. Lo cierto es que el tema es muy controvertido desde el vamos y los ataques vienen por varios frentes.

Los ataques

En primer lugar lo que desconcierta y mucho es el hecho de que la mayoría de las escritoras de Real Person Slash sean mujeres heterosexuales. Y a este interrogante parece responder esta frase: La palabra escrita es el más poderoso afrodisíaco, publicada en el foro de LiveJournal por la usuaria Logovo1. De eso se trata, de una cuestión de gustos: Ver a Jared trepándose a Colin, como si éste fuera un árbol, es algo sexy, dice y agrega: Con las escenas homosexuales obtenemos una mayor gratificación visual al poder contemplar a dos hombres atractivos, a la par que una mayor gratificación psicológica al verse la masculinidad que nos gusta potenciada por dos. ¿No es una buena teoría?. Es así que este género se presenta como doblemente trasgresor: por un lado la mujer que toma el control de su narrativa y por el otro hablan de un tema como es la homosexualidad masculina.

Lo cierto es que estas mujeres transforman un estado de situación al no encajar en las denominadas relaciones sexuales reales. No se las puede definir y en parte allí es donde radica lo interesante de este tipo de producciones hechas por mujeres y para divertimento de las mujeres. Ellas toman el control de los cuerpos de los hombres y los utilizan para su propia diversión y están redefiniendo una nueva narrativa que escapa a lo que se podría esperar de ellas (dicho esto último desde el punto de vista del prejuicio, claro está). En el Blog Mujeres y Slash puede leerse: Al pensar en las mujeres del slash, nos daremos cuenta de que éstas detestan el machismo, adoran a los hombres y lo masculino, pero detestan sobremanera aquellos aires de superioridad y la opresión hacia su sexo. Cuando escriben slash las mujeres cambian el punto de vista. La mujer slasher (escritora de salsh) se considera revolucionaria, porque se enfrenta a una sociedad a través de lo que hace, porque se supone que escribir homoerótica gay no es algo que debería hacer, pero, aun así, la escribe de todas formas. Escribir sobre dos hombres como protagonistas hace que vayan contra lo establecido.

Algunas denominadas feministas radicales han aparecido recientemente en los foros para manifestarse en contra del hecho de que las mujeres casi nunca son representadas en papeles fuertes o decisivos dentro de estas historias. Cosa que no es del todo cierta, ya que en la mayoría de los casos las chicas ocupan roles importantes en la trama. También acusan de que en algunas oportunidades, luego del romance gay, el actor en cuestión, por ejemplo, se queda con una chica. Este tipo de afirmaciones no hizo más que agitar el avispero, ya que los relatos en donde esto ocurre son muy pocos y además son mal vistos por la comunidad RPS, ya que la heterosexualidad nunca ha sido el ideal en el slash: ¡Escribo slash! ¡Soy feminista! ¿Debería hacer terapia?, sentenció culminando una de las discusiones la usuaria Miss Jota.

El abanico flexible

El Real Person Slash y el slash en general han sido definidos como importantes para la comunidad glttb en lo que a formación de identidad queer se refiere. Estas mujeres presentan en sus historias relaciones homosexuales que se oponen a la idea de la heteronormativa obligatoria. Muchos de los relatos hablan de las dificultades que pueden tener dos personas gays para sobrevivir en un mundo dominado por la heterosexualidad y muchos de los por ejemplo músicos de bandas teen son representados como dos chicos gays que van a descubrir su sexualidad juntos. Lo cierto es que estas mujeres están ampliando el abanico de posibilidades al cambiar el paradigma heterosexual dominante. Y van un paso más allá. El abanico se vuelve cada vez más elástico, más flexible. Las parejas de hombres en sus relatos no sólo adoptan hijos sino que, producto de la fantasía creadora de las slasher, empiezan a surgir nuevos términos como mprge (del inglés Men pregnant, Hombre Embarazado). Esto es posible, ya que a través de la trama uno de los protagonistas, que puede ser un deportista exitoso de la vida real, confiesa que es hermafrodita.

Mucha discusión que levanta escombro genera también el uso del incesto. Los hermanos Bill y Tom Kaulitz de la banda Tokio Hotel (chicos andróginos si los hay) son presentados como pareja. Lo mismo ocurre con Jared Leto y su hermano Shannon, ambos integrantes del grupo 30 Seconds to Mars. Es tal la cantidad de relatos dedicados a ellos que ya ha aparecido una nueva clasificación: el Letocest. Todas estas fantasías son posibles porque al momento de crear ficción no existen los límites y, como todos sabemos, en la ficción realismo no es lo mismo que realidad.

Para finalizar, citamos a Sara Duran, escritora de RPS del grupo Duran Duran: ¿Por qué escribir RPS? Porque expreso lo que siento por esa persona que admiro y me hace feliz. Para divertirme y divertir a las personas que disfrutan leyendo mí obra. Para mantener a raya a la realidad, sobre todo cuando los problemas están por delante. Y básicamente porque los sueños se hacen realidad en el papel.

Bibliografía obligatoria

slashpress.blogspot.com.ar: editorial online de slash en español. Se pueden descargar revistas especializadas en distintos formatos.
www.slashzine.com: Slash en textos y dibujos de habla hispana.
www.startsh.net: Slash y yaoi en español
www.slasheaven.com: Slash en español

Tomado de Soy. Suplemento de Página 12, Argentina: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-2643-2012-10-05.html

Acerca de proyectoarcoiris

este es un proyecto para promover la visibilidad de la comunidad LGBTQ de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Cuarto propio, Humorismo, Investigación, Literatura y Artes, Sexo-diversxs y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s