Celebrar el orgullo de ser persona

Por CENESEX

“El 28 de junio es una recordación y el 17 de mayo una celebración”, expresó la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), Mariela Castro Espín, al referirse, en primer lugar, al Día del Orgullo Gay, y en segundo, al Día Internacional contra la Homofobia.

Panel Recordando Stonewall Inn, CENESEX, 28 de junio

Panel Recordando Stonewall Inn, CENESEX, 28 de junio

Que el CENESEX no tome Stonewall* como un motivo para lanzar confeti ha sido objeto de crítica e incomprensión por parte de miembros de la comunidad LGBT en Cuba. Indudablemente los sucesos del 28 de junio de 1969 marcaron el inicio de una etapa para el movimiento gay; mas hoy, pasados 44 años del hecho, el objetivo y la connotación social del acontecimiento se ha resignificado en muchas latitudes hasta quedarse en la superficie de lo que fue.

La polémica en torno a si debe o no celebrase un Día del Orgullo Gay trasciende las fronteras de la Isla y se sitúa en otros ámbitos. Persisten quienes, por un lado, defienden el criterio de “que no hace falta celebrar un día del orgullo gay porque no existe un día del orgullo heterosexual y los que dicen que mientras exista pena de muerte en ciertos países por querer con libertad sí que hace falta; entre los que se sienten identificados con las carreras de tacones y la fiesta de la espuma y los que no”, según informó el diario La Vanguardia sobre la celebración en Barcelona.

“En París, decenas de miles de personas tomaron las calles, en el primer Día del Orgullo Gay que se celebra tras la aprobación en mayo de una ley que autoriza el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo. Su promotor, el colectivo Inter-Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales contaba con movilizar a medio millón de personas para celebrar esa victoria, pero a la vez reclamar que esa normativa no era su única reivindicación”, reseñó CNN.

En Cuba, si bien la fecha se toma como pretexto para discutir sobre las injusticias que persisten en las realidades cubana e internacional, el momento en que se visibiliza en la Isla con mayor énfasis la defensa del derecho a la libre y responsable orientación sexual e identidad de género, es el mes de mayo, cuando se celebra la Jornada Cubana contra la Homofobia.

El pináculo de esta Jornada es el día 17, que conmemora un “acto de justicia desde la salud y las ciencias médicas, cuando ese día de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de los manuales de enfermedades y especialmente del manual de enfermedades mentales. La medicina, como otras ciencias y áreas del conocimiento, ha sido también reflejo de las posiciones ideológicas dominantes a lo largo de su historia que han expresado criterios estigmatizantes, sobre la base de modelos bionormativos y explotadores. Las personas homosexuales han sido víctimas de esos paradigmas, han sido estigmatizadas y sobre todo patologizadas, por eso celebramos el 17 de mayo, por ser un acto de justicia histórica”, subraya la directora del CENESEX.

Las jornadas son cotidianas

Durante un diálogo que sostuvo con CENESEX la directora del Proyecto Palomas, Lizette Villa, expresó que “las jornadas son diarias, las jornadas son de minutos, de segundos, de horas, de días, de años, las jornadas son cotidianas”.

Para la lideresa de Palomas la Jornada “es importante, necesaria, oportuna, pero opino que es hermosa, porque todo lo que tenga que ver con ese desarrollo humano, de un fundamento de inclusión, de respeto, de armonía en la convivencia, de ese sentido de desafío para sobrevivir, constituye una de las cualidades más hermosas que tenemos las humanas y los humanos”.

Y es que el CENESEX, sus redes sociales comunitarias y todas las personas e instituciones que apoyan su quehacer, trabajan durante todo el año en labores de promoción de salud y derechos sexuales; contribuyen a la formación de promotoras y promotores, y participan en espacios de diálogo para sensibilizar e informar sobre estas temáticas. Tampoco faltan reclamos e inquietudes, pero se trata, sobre todo, de propiciar el diálogo.

El psicólogo y coordinador de la Red de Jóvenes, Yasmany Díaz Figueroa, opina que “la Jornada ha servido de pretexto para celebrar la diversidad y los importantes logros que hemos alcanzado”.

En cuanto al orgullo gay, Díaz Figueroa considera que “tenemos que hacer un llamado de atención contra aquello que discrimina, aparta, acorrala y segrega a las personas. Si vamos a estar celebrando días de orgullo como el del orgullo gay, habría que celebrar el día del orgullo hetero, el día del orgullo lésbico, el día del orgullo trans y serían tantos días de orgullo que habría que celebrar diariamente; por tanto, celebremos una actividad que busque igualdad, equidad, respeto entre las personas y no señale aquello que nos hace distintos”.

La Red de Jóvenes ha tenido una participación muy activa, no solo en las Jornadas, sino en cuanto evento convoque el Centro: Día Mundial de Salud Sexual, Día Naranja, Día Mundial en Respuesta al VIH/sida.

“Muchas personas piensan que nosotros impusimos el 17 de mayo, pero eso responde a la OMS”, explica una de las integrantes más antiguas de este grupo, Taineris Valdés Nieves, quien enfatiza que “la Red de Jóvenes es un pilar fundamental para el trabajo del CENESEX porque somos una fuerza de cambio y estamos dispuestos, tenemos creatividad, vamos por encima de los frenos y lo importante, más que los recursos, es la disposición”.

El estudiante de cuarto año de psicopedagogía, Dayron Carrete, es uno de los miembros más entusiastas de esta red. Para él, el evento de mayo “es muy importante y no solo la Jornada hecha en La Habana, sino la iniciativa que se tuvo a partir del año 2009 de llevarla a las provincias. Es cierto que hay cambios y a veces se retrocede un poco, pero después de haber estado en varios territorios se nota que cambia la percepción que tienen las personas jóvenes y los sectores, se van sensibilizando”.

Desde su experiencia como participante en eventos anteriores Carrete explica que “en un mes o una semana no se logra todo, pero es un paso importante para abrir puertas y que las personas conozcan y se sensibilicen. A lo mejor hace unos años se hablaba del 17 de mayo y nadie lo asociaba a la homofobia, y ya saben por dónde va el trabajo, qué objetivos se persiguen. La Jornada es un proyecto integral con que visibilizamos no solo la problemática de la homofobia, sino otras cuestiones sobre el género, la violencia, parte de los tabúes que hemos heredado de la cultura machista que continuamos practicando”.

Otra de las redes vinculadas al CENESEX es HxD, anteriormente conocida como Hombres por la Diversidad y actualmente llamada Humanidad por la Diversidad.

Uno de los fundadores de este grupo, Félix Pedro López, opina que aunque el 17 de mayo es la cima dentro de ese proceso de sensibilización, “esta cuestión debería ser visualizada a lo largo de todo el año, porque aún existe el criterio de que las personas no están acostumbradas a ver dos hombres o dos mujeres besándose. ¿Cómo te vas a acostumbrar si nunca lo ves? Hay que atreverse.

“El día 17 visibiliza de modo nacional, de forma notoria y pública, que va tomando cada vez más fuerza”, apunta López y señala que “lo importante es que no se quede de año en año esa oportunidad de volver a ser escuchados o vistos. Creo que hay gente muy capaz de mostrar esto desde el punto de vista artístico. Son oportunidades que se pierden por tabúes o trabas”, apunta.

El promotor ratifica que “las redes están en todo”, pero reconoce que “a veces nos quedamos chicos con lo realmente importante. A veces nos quedamos solo en la tarea de repartir condones, afiches o plegables, pero creo que debe dársele la oportunidad de expresarse públicamente, porque son las personas que han sentido durante años el peso de una sociedad aplastante, la bota que no te deja avanzar. Las redes ya tienen armas para defenderse”.

Entre el cielo y la tierra

Las mujeres lesbianas y bisexuales constituyen otra red que lleva por nombre Oremi (Amiga en yoruba).

“Cuando se realiza una Jornada Cubana contra la Homofobia se sabe que el objetivo fundamental es llegar al mayor público posible, y a las personas que no están sensibilizadas con el fenómeno, que no conocen bien las complejidades de la homosexualidad, la transexualidad y la bisexualidad. Y sin la ayuda de las redes comunitarias eso sería difícil”, comenta la coordinadora de este grupo, Teresa de Jesús Fernández.

Sobre la labor de estas mujeres Fernández señala que “trabajan durante todo el año, se forman como promotoras de salud, tienen conocimientos de esas realidades porque muchas de ellas las viven. También participan jóvenes heterosexuales que están interesados en comprender las distintas orientaciones sexuales, porque tienen un familiar o porque simplemente son personas abiertas”.

“Lo fundamental son estos espacios destinados a intercambiar experiencias y promover el diálogo y la discusión”, subraya.

Celebrar el orgullo de ser persona

Yasmany Díaz Figuera enfatiza que “no hace falta un día específico para sentirse orgulloso de lo que eres, basta con que cada día te levantes y te sientas orgulloso para celebrar el buen ser humano que puedes ser, y no buscar una discriminación en positivo, porque en la medida en que tú celebres el día del orgullo gay tú mismo te estás discriminando desde una perspectiva social. Celebra el orgullo de ser persona que es lo único que tiene que identificarse y no celebres aquello que ha servido para discriminarte”.

* Todo nació en el levantamiento del 28 de junio de 1969. En un pequeño bar del village llamado “Stonewall Inn” tuvo lugar el primer gran enfrentamiento entre los gays y la policía. A partir de esa “rebelión”, gays y lesbianas comenzaron a organizarse institucionalmente. En conmemoración del acontecimiento tiene lugar, a fines de junio de cada año, el Desfile de Orgullo Gay que se desarrolla en buena parte del mundo.

El “Stonewall Inn” era el bar preferido por los gays de Nueva York. Por aquellos días de finales de la década del los 60 era costumbre de la policía colarse periódicamente en los bares de ambiente, tratando de convencer a alguien para mantener relaciones sexuales, con esta trampa “cazaban” a la gente, pero su objetivo real era acabar con los lugares de reunión de gays y lesbianas. La persecución terminaba con redadas en el lugar para clausurarlo deteniendo a todos los que se reunían allí. Los clientes del Stonewall eran de lo más variopinto, todo un universo underground de la sociedad neoyorkina: desde jóvenes estudiantes hasta caballeros conservadores de traje y corbata, pasando por chicos radicales. El 27 de junio, tras una de las frecuentes redadas, la gente no pudo aguantar más la persecución y la represión de la libertad y estalló el conflicto. Cientos de gays se enfrentaron esa misma noche a la represión policial, terminando esa jornada con un muerto y varios detenidos. (Con información de http://agmagazine.com.ar)

Tomado de Web del CENESEX

Anuncios

Acerca de proyectoarcoiris

este es un proyecto para promover la visibilidad de la comunidad LGBTQ de Cuba.
Esta entrada fue publicada en A viva voz, Activismo, Política, Sexo-diversxs y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s