Cuba: feminismo lésbico, trans, queer… notas compartidas

Tomar la palabra ha sido para las mujeres uno de los primeros actos de rebeldía y empoderamiento. Este debate pretende llamar la atención sobre la presencia de un pensamiento y acción feminista que tiene en mujeres lesbianas cubanas un exponente innovador y comprometido, aún poco conocido. Teresa Fernández (coordinadora de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales del Centro Nacional de Educación Sexual), Anabel Mitjans (profesora universitaria y estudiosa de la teoría queer) y Oliva Prendes y Odaymara Cuesta (quienes responden este debate a dúo, con criterios compartidos y consensuados, como el conjunto que son en la vida y el arte: Krudas Cubensi) reflexionan sobre los significados de ser una feminista lesbiana, los prejuicios que han limitado la inclusión del feminismo lésbico en la tradición nacional y los referentes que desde el presente marcan una ruta revolucionaria en el panorama del feminismo cubano.

¿Qué cambios implica el ser feminista lesbiana, bisexual, trans, queer…?

Teresa de Jesús Fernández

Vivimos en una sociedad machista, donde las mujeres, aún con todo lo que se ha avanzado, siguen estando subordinadas. Todavía vivimos en un mundo sexista, androcéntrico y por demás violento. Por eso yo creo que cualquier mujer está en condiciones de ser feminista como reacción a esa sociedad patriarcal. Esto se complica cuando, además de feminista, se es lesbiana.

El lesbianismo se ha estigmatizado mucho, se ha escondido y en nuestro contexto no hay investigaciones sobre la homosexualidad femenina como existen sobre la masculina. La lesbiana más aceptada es la que responde a un tipo de feminidad, un estereotipo muy ligado a la imagen que de la mujer impone la ideología patriarcal.

Ha sido muy fácil invisibilizar y estigmatizar el lesbianismo. Ha sido fácil crear la imagen de la lesbiana negativa como esa mujer poco femenina, esa mujer hombruna y fea que no se somete ni responde al modelo que el patriarcado ha concebido o considera como ideal de mujer; porque para el patriarcado la mujer tiene que existir en función del hombre, su rol principal es reproducirse, es una vagina que concibe hijos. Frente a estos presupuestos, la lesbiana—al no incluir al hombre en sus relaciones eróticas y emocionales— rompe con el papel históricamente asignado, pues a veces a las mujeres lesbianas no les interesa cumplir con ese rol, que no significa que las lesbianas no quieran ser madres. Existen muchas lesbianas a quienes les interesa ser madres y, además, viven la maternidad con plena conciencia y goce, no porque les toca, ni para estar socialmente adecuadas.

El beneficio, a nivel personal, es sobre todo la libertad. Yo me siento una mujer mucho más libre que otras, no siento ataduras. No tengo que rendir pleitesía porque sé plenamente quién soy, sé qué mujer soy y qué mujer quiero ser, no tengo que tributar a un modelo que me esclaviza, soy consecuente, porque si no ¿de qué feminismo estamos hablando?. Para mí el saldo es muy positivo, soy la persona que quiero ser.

Anabel Mitjans Alayón

Me acerqué a los pensamientos feministas desde muy temprana edad, pero fue en la universidad cuando comencé a interesarme y enfocarme como profesional en la producción teórica feminista, principalmente en el pensamiento feminista negro, entre cuyas cultivadoras se encuentran Audre Lorde, Gloria Anzaldua, Patricia Hill Collins, Kimberly Crenshaw, Cheryl Clarke, entre otras feministas.

Por otro lado, estas lecturas me llevaron a acercarme a la comunidad del hip hop en Cuba y su discurso de emancipación racial. Allí conocí la obra de Las Krudas, principalmente los temas “La gorda” y “Metía”, que cambiaron completamente mi vida. Luego las conocí a ellas y desde entonces han sido mis tutoras, mis maestras y amigas. Ellas me introdujeron en el mundo del activismo feminista antirracista y anticlasista, queer, ecológico; en fin, una de las expresiones del mundo feminista más radicales de Latinoamérica y Estados Unidos. Gracias a ellas comprendí la brecha tan grande que existe entre la academia y el activismo feminista, principalmente en Cuba, donde gran parte de la producción académica se ha limitado a los estudios de género, y los estudios y los discursos feministas quedan cada vez más en el ostracismo.

La producción historiográfica sigue potenciando la vida, obra y procesos históricos dirigidos por hombres, blancos, ricos o pertenecientes a la clase media. Ello implica un profundo desconocimiento, sobre todo por parte de las generaciones más jóvenes, de la importante participación de sujetos sociales provenientes de los barrios más pobres, madres solteras, afrodescendientes, lesbianas, bisexuales, queers, personas trans y sus aportes a la historia y cultura de nuestro país; y, por lo tanto, el incremento de la enajenación política de estos sujetos.

Para mí, el proceso de autoreconocerme como feminista queer negra, activista y profesora implica un cambio de actitud con respecto a mi comunidad, mis estudiantes y mi sociedad. Principalmente, me interesa conmover las estructuras heteropatriarcales de la academia cubana, promover un pensamiento feminista descolonizador entre mis estudiantes y “amigues”, luchar contra la heteronormatividad y el pensamiento colonialista racista y clasista que predomina en nuestra sociedad y, finalmente, luchar contra mis propios demonios, descolonizar mi mente y mi cuerpo de esos mismos prejuicios para mi bienestar y el de las personas que me rodean.

Reconocerme como queer, lesbiana, trans y afrodescendiente me ha permitido solidarizarme con otras luchas sociales como el movimiento ecologista y el movimiento por los derechos de los animales, el derecho a tener acceso a una alimentación saludable. Una vez que vas comprendiendo cómo funcionan los sistemas de opresión que frontalmente te oprimen, te das cuenta de otros muchos que influyen sobre ti y sobre la sociedad.

Odaymara Cuesta y Olivia Prendes

Si te refieres al cambio desde una existencia heterosexual normativa hacia una existencia feminista trans lésbica bisexual queer o no heterosexual, pues son muchos; primero internamente, donde estás determinando qué quieres hacer con tu vida y, sobre todo, qué no quieres hacer. Me refiero a la desobediencia al ”deber ser ” que nos impone el sistema, la negación a lo impuesto desde la infancia por el género que nos asignan al nacer, prejuzgándonos solo por nuestra genitalidad. Socialmente, nuestra tarea es construir esa persona que sí quiero ser y buscar a quienes coincidan con mis ideales y prácticas para no perdernos en la soledad antisistémica. Deberíamos concentrarnos en crear nuestra cosmovision y praxis, pero la opresión es tan supremacista que no nos permite ignorarla y por eso mucha de nuestra energía debe enfocarse en negar o combatir las injusticias de la historia y de la actualidad. No basta con las experiencias, las inclinaciones sentime ntales o físicas; necesitamos acceso a la educación y a la información en estos temas LGBTI (lesbianas, gays, bisexualtes, transgénero e intersexuales).

A su criterio, ¿cuáles presupuestos del feminismo no debieran faltar en la lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género?

Teresa de Jesús Fernández

Lo primero que tiene que existir es la plena conciencia de quiénes somos y el significado de las palabras. El significado de la palabra inclusión, respeto, elegir libre y democráticamente tu orientación sexual; pero, sobre todo, entender que esa es una actitud ante la vida. Se trata de una mirada crítica, vivir a plenitud siempre tratando de no tributar al poder heteronormativo patriarcal.

Anabel Mitjans Alayón

Como expresé anteriormente, el feminismo negro y la crítica afrodescendiente de la teoría queer son mis principales presupuestos teóricos. Para estas corrientes de pensamiento, la lucha contra la discriminación no debe simplificarse en solo un tema o una sola forma de opresión social; los temas de la homofobia, la transfobia y lesbofobia no deben verse separados de otros sistemas de discriminación como el racismo, el predominio de la ideología burguesa colonialista blanca, la misoginia[S1] , el sexismo, el clasismo, la homonormatividad, la contaminación del miedo ambiente, la geofagia de las grandes transnacionales, la comercialización de los discursos de izquierda y su consecuente mercantilización.

Una de las principales críticas que tengo hacia la producción académica que aborda los estudios de género es la progresiva separación con los movimientos feministas. Ello ha estado estrechamente vinculado con la demonización del feminismo en la pasada década de los sesenta. Muchos líderes revolucionarios tildaron a los movimientos feministas como parte de las políticas liberales de la ideología capitalista. De esta forma, además de ser reconocido como políticamente incorrecto por las instituciones gubernamentales, se reforzó una imagen negativa sobre las feministas y los feministas en los imaginarios populares latinoamericanos.

Desde que estudiaba Historia en la universidad , en mi centro de trabajo actual, en reuniones con otras mujeres, en conversaciones con activistas, raperas, académicas, profesionales, frecuentemente escucho que el feminismo y el machismo son lo mismo desde dos puntos de vista diferente.

Otra expresión muy frecuente en la sociedad y en los círculos intelectuales es que las feministas son todas unas lesbianas, peludas y mujeres que odian a los hombres. Con esa fama es muy difícil captar la atención de las personas jóvenes, crear una plataforma política feminista que logre popularidad y menos aún conseguir el respaldo de las instituciones gubernamentales.

El feminismo en Cuba necesita crear importantes lazos entre las académicas y las activistas para lograr una visibilidad perdida. Cuba tiene una larga historia en el movimiento feminista latinoamericano, recordemos la lucha feminista por el derecho de las mujeres al divorcio, legalizado en 1918; los Congresos Feministas; el logro del derecho a votar en 1934; el enfrentamiento de los grupos feministas a la dictadura batistiana y las batallas ganadas durante la Revolución: la legalización del aborto, los círculos infantiles, la licencia por maternidad, los altos índices de mujeres profesionales.

Sin embargo, los movimientos de mujeres que actualmente están emergiendo necesitan crear alianzas entre sí y con otros movimientos sociales, especialmente reconociendo y celebrando las diferencias. Las mujeres blancas y afrodescendientes debemos luchar contra nuestros prejuicios internos, reconocer la ideología heteronormativa en la cual hemos sido criadas, la misoginia, el racismo y la lesbofobia y la homonormatividad interna, que son los principales muros de separación entre nosotras.

Otra crítica que tengo con respecto al feminismo en Cuba es el continuado uso de la categoría “género” como una categoría vacía, sin una intención política, convirtiéndose más en un instrumento de status quo y de normalización, que de descolonización política del cuerpo y de las sexualidades.

Julieta Paredes, una feminista boliviana, expresó: “el género constituye una categoría relacional que denuncia y devela la subordinación impuesta por el sistema patriarcal a las mujeres”. Para ella, el género es una categoría política revolucionaria de denuncia, de una injusta, opresora y explotadora relación impuesta por los hombres sobre las mujeres. Añadía que esta categoría está perdiendo su esencia revolucionaria, ya que ha sido utilizada por muchas mujeres de clase media en Latinoamérica para aliarse a las políticas neoliberales.

La utilización del concepto de Julieta Paredes de género en nuestra sociedad debe incluir un cuestionamiento más profundo sobre lo femenino y lo masculino, ya que existen muchas feminidades y masculinidades y otras identidades de género que esta categoría debe incluir en su rol de denuncia, y quienes la encarnan han sido históricamente personas invisibilizadas y oprimidas.

Siguiendo el hilo de esta feminista, quiero resaltar que en nuestro país la utilización de la categoría género ha creado cátedras de estudio en universidades, carreras profesionales, ONGs; sin embargo, su impacto en las comunidades, en las estructuras de pensamiento heteropatriarcal y en las políticas estatales no se ha comportado de la misma forma.

El pago de la manutención de los hijos por los padres sigue siendo de 40 pesos cubanos, sin cuestionar el costo de la canasta básica de manutención de los niños y adolescentes, dejando el grueso de la manutención económica de los hijos a las madres.

Pese a que el Estado está llevando a cabo una política de sensibilización por la diversidad sexual, las fiestas gay son de los espacios más caros en nuestra isla. Se están socializando los comportamientos homonormativos donde prevalecen una ideología blanca, de clase media y con una educación profesional…en fin, incluso en Cuba se está fomentando la cultura del hombre blanco, gay, con dinero y una presentación muy masculina. Todo lo que salga de esos valores está siendo muy discriminado, especialmente las mujeres lesbianas con una presentación de género masculina, las mujeres trans y los hombres gays que transitan entre el travestismo y distintos modos de feminidad.

La mayor parte de las acciones que realiza el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) están enfocadas hacia una población gay masculina y a las mujeres trans. Por poner algunos ejemplos.

Odaymara Cuesta y Olivia Prendes

Existen muchos feminismos, tantos como tantas mujeres feministas hay. En nuestro feminismo lo que nos gustaría aportar es:

– Luchar siempre por derechos humanos para todas las personas.

– Reconocer, señalar y deconstruir la opresión en todos sus niveles.

– Crear espacios para consenso.

– Impulsar el cambio hacia una sociedad más justa y equilibrada.

– Practicar la libre expresión y autodefensa

¿Cómo valora la presencia del feminismo lésbico/queer dentro del activismo LGBTI y el feminismo cubanos?

Teresa de Jesús Fernández

En el activismo LGBTI todavía queda mucho por hacer. Es muy importante que se esté hablando y luchando porque no haya discriminación por orientación sexual e identidad de género. Es muy importante que el nuevo Código del Trabajo proscribiera la discriminación por orientación sexual, como es terrible que no incluyera la identidad de género. Es algo que está pendiente. Todo lo que se está haciendo es fundamental para todos. Lo que pasa es que la realidad de la mujer lesbiana sigue estando invisibilizada, en desventaja.

Por todo lo que hemos estado hablando y por muchas más cosas, hay mucho silencio a su alrededor. Ha existido, desgraciadamente, un divorcio entre las feministas y las lesbianas. Históricamente, en las luchas reivindicativas del feminismo, las lesbianas pasaron a un segundo lugar, las mujeres heterosexuales sentían que ser lesbiana era inapropiado en un mundo donde la heteronormatividad es lo que está permitido; ser feminista es ya difícil, imagina ser lesbiana; eso no era pensable.

Lo más importante sería que el feminismo fuera uno solo. Que el feminismo sea tan pleno que entienda que las mujeres lesbianas son mujeres y que hay que luchar por los derechos de las mujeres y de las mujeres lesbianas. Que cuando se hable de la violencia contra la mujer se hable de la mujer lesbiana, y de la mujer transexual, que se hable de mujeres en el sentido más amplio e inclusivo de la palabra. Ese ha sido un problema a nivel mundial y también aquí. Las mujeres lesbianas siguen siendo una asignatura pendiente para las organizaciones femeninas y las feministas cubanas.

Aunque poco a poco se irán abriendo más espacios, las personas tomarán conciencia y las mujeres decidirán exponerse más. Por ejemplo, ya existen varios documentales donde se habla de la transexualidad, del mundo gay, pero el primer documental sobre mujeres lesbianas se hizo el año pasado, en 2013, y ¿quieres que te diga algo?, fue difícil encontrar a mujeres que quisieran dar la cara. Porque también hay mucha lesbofobia internalizada. Y de ahí la dificultad de tantas cosas, pero sobre todo aquí también se ha perdido —o no se conoce— la práctica de ciudadanía. Es necesario que las personas empiecen a pensar como ciudadanos y ciudadanas, hacer prácticas de ciudadanía. Eso implica mucha conciencia de sí, conocer nuestros derechos y querer practicar cada uno de nuestros deberes. Y en la medida en que practiquemos nuestra ciudadanía, nos será más fácil entender que los cuerpos sexuales son cuerpos políticos y que tienen que funcionar de esa manera. Y q ue la política es mucho más de lo que pensamos. Este es un camino largo, difícil, de estudio y empoderamiento. Es un camino complejo e importante porque es un camino de democracia. Entonces sabremos lo que es construir una sexualidad libre y democrática.

Anabel Mitjans Alayón

Creo que está aumentando cada vez más la presencia de discursos contrahegemónicos, antirracistas, lésbicos queer, que están surgiendo de los márgenes de la sociedad de la cultura hip hop, de la poesía hablada, del activismo afrodescendiente comunitario, desde una postura crítica desde la academia. También veo un incremento de redes de apoyo, alianzas entre diferentes posiciones feministas y la inclusión de varios discursos emancipadores en algunas de las posturas políticas de las feministas y activistas más jóvenes.

Pero esta presencia todavía necesita crecer más, ocupar otros espacios de movilización cívica. Especialmente, es necesario influir en las políticas gubernamentales oficiales desde una postura crítica.

Es importante también trabajar intencionalmente para deconstruir esas ideas reduccionistas e ignorantes sobre los movimientos feministas, desde propuestas creativas, interesantes y que respondan a las necesidades de la sociedad y de las jóvenes generaciones.

Odaymara Cuesta y Olivia Prendes

Hemos concebido personas, familias, piezas, canciones, poemas, pinturas, danzas, libros, artículos, investigaciones, estamos trabajando en lograr el reconocimiento y la promoción que merecemos todos los seres humanos.

Aun cuando no contemos con el apoyo de las instituciones de los sistemas; aun cuando el patriarcado quiera silenciarnos, invisibilizarnos, maltratarnos y desaparecernos; aun cuando nos rechacen organizaciones feministas y/o LGBTI; aun así, continuamos la lucha y nos sentimos poderosxs, porque nuestros cuerpos son nuestras plataformas, donde hacemos las revoluciones; nuestra sola existencia es arte y contracultura. Diseñando nuestras propias vidas ya estamos educando y por todas partes andamos resistiendo, sobreviviendo, errando, curando, perdonando, amando.

¿Qué experiencias, proyectos, discursos protagonizados por mujeres feministas lesbianas, bisexuales y trans puede distinguir? ¿Cuáles considera sean sus principales aportes?

Teresa de Jesús Fernández

En el contexto cubano, muy poco. Puedo citar el blog Negracubanateníaqueser; además, hay un grupo de personas que está trabajando la teoría queer, por ejemplo la joven Anabel Mitjans transversaliza el tema con la perspectiva racial y feminista. La doctora Ada Alfonso ha abordado el tema de las mujeres lesbianas y la violencia, es una persona que ha aportado mucho. Pero todavía no existe una Cátedra de la Mujer trabajando estos temas con sistematicidad y no hay personas que estudien y teoricen sobre mujeres lesbianas, desde el feminismo o no.

En la historia de Cuba, las feministas lesbianas no existen. Aunque respecto al feminismo sí existe un record sobre las luchas de las cubanas en los siglos XIX y XX, ¿quiénes de esas feministas se reconocen como lesbianas? ¿Y tú me vas a decir que ninguna de las mujeres que lucharon por el voto en los años veinte era lesbiana; que ninguna creadora, ninguna científica lo era? Yo no me lo creo.

Aquí no tenemos espacios amigables para las mujeres lesbianas, sí hay proyectos concebidos para los hombres gay que son una población más empoderada. Ha habido intentonas, pero no han durado mucho. Me gustaría que alguien propusiera un buen proyecto para que exista un espacio abierto de diversión, de tranquilidad, de encuentro, que no tiene que ser igual que los espacios diseñados para los hombres. Primero, porque las mujeres no tienen el mismo poder adquisitivo que ellos. Segundo, porque si les das a elegir, muchas pudieran preferir horas más tempranas, propuestas con más variedad. Un lugar donde ellas se puedan sentir cómodas, sin ser objeto del acoso masculino, ni inspirar fantasías al uso y consumo del deseo de los hombres. Pero hoy esos pocos espacios que se abren al público lésbico están pensados desde el sentido económico; no lo critico, pero sí creo que debieran existir otras ofertas.

Anabel Mitjans Alayón

Entre las feministas que conozco que también tienen un discurso lésbico o queer, en primer lugar se encuentran Las Krudas; su discurso es una de las posiciones más críticas de la heteronormatividad y del sexismo que prevalece en la sociedad cubana. Se reconocen como afrofeministas, lesbianas/queer, veganas que apoyan la comida saludable y cruda, defensoras de la naturaleza y los animales.

En mi experiencia, su activismo en sus comunidades, en la cultura hip hop, en la sociedad en general, ha sido uno de los motores de cambio de las políticas reivindicativas de los movimientos afrodescendientes en Cuba, incluyendo la voz y la participación femenina y queer en la toma de decisiones en estos movimientos. Por supuesto, estos logros son incipientes y falta mucho por andar; no obstante, Las Krudas abrieron un camino para la reivindicación afrofemenina y otras identidades de género en las comunidades, entre intelectuales y activistas afrocubanos.

Las Krudas han fomentado y alentado a las raperas y poetas del movimiento hip hop para que persistan con sus carreras como artistas, han profundizado en cuestionamientos de las políticas sexistas y heteronormativas que predominan en la cultura hip hop en Cuba; han fortalecido los vínculos entre las mujeres del rap con otras feministas negras, lo cual ha permitido primero formar alianzas y trabajar juntas desde diferentes posturas políticas desde el feminismo negro. Han logrado también que muchas afrofeministas reconozcan las profundas raíces transfóbicas, lesbofóbicas y homofóbicas de la cultura hip hop y de los movimientos afrodescendientes en el país.

Negracubanateniaqueser o Sandra Álvarez es otra persona feminista cuyo trabajo considero que tiene un fuerte impacto en las políticas en torno a la comunidad LGBTQI(lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, queer, interséxuales) en Cuba, en el activismo lésbico y queer. Su blog ha sido uno de los instrumentos más fuertes y radicales que los movimientos LGBTQI han podido utilizar para llevar a la palestra pública nacional e internacional lo que está pasando en la isla, las posturas políticas de los activistas e intelectuales que están luchando por lograr plenos derechos como ciudadanos para nuestra comunidad queer.

Me gusta mucho la obra de Sandra Álvarez porque también comprende las intersecciones entre raza, sexo, sexualidad y clase sobre las personas. Por ello su blog y su discurso político hablan no solamente sobre la lucha LGBTQ, sio que incorpora en esa lucha y otras luchas diferentes factores necesarios a tener en cuenta en el enfrentamiento a la homofobia. La labor de Sandra Álvarez como periodista ha sido fundamental en el desarrollo de la creación de alianzas entre diferentes feminismos, movimientos sociales y académicos e intelectuales de los que hablaba anteriormente.

Yasmin Silvia Portales Machado es otra de las activistas e intelectuales cuya postura política es una de las más radicales en cuanto a las relaciones raciales y de diversidad sexual. La primera persona cubana que conocí que se reconoce como queer con un entendimiento muy crítico de esa teoría y modo de vida. Fundadora de Arcoíris, su trabajo es fantástico; ha logrado visibilizar, desde una postura postcolonial, el tema de las diferentes sexualidades y la necesidad de romper las estructuras económicas heteropatriarcales para la emancipación de las innumerables expresiones sexuales e identidades de género.

Odaymara Cuesta y Olivia Prendes

– Odaymara Cuesta y Lisbet Gispert, entre otras personas jóvenes queers cubanas, comenzaron a solicitar desde 1996 la inclusión en el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) con su proyecto Gales, CH, Cuba.

Krudas Cubensi siempre ha sido nuestro proyecto feminista queer, desde sus inicios en La Habana, Cuba, en 1999. Para las tres fundadoras Odaymara Cuesta, Olivia Prendes y Odalis Cuesta (Wanda), los tópicos género, raza y sexualidad fueron protagónicos. Actualmente pueden encontrarnos en facebook y http://krudascubensi.com

Norma Guillard / Foto: SEMlac

Norma Guillard / Foto: SEMlac

– La psicóloga cubana Norma Rita Guillart facilitó en 2005 la creación del grupo Oremi en el Cenesex y muchas de nosotras fuimos parte del proceso.

– Negra cubana tenía que ser es un blog muy importante para nuestro activismo. Lo escribe la activista, investigadora, ensayista y psicóloga Sandra Álvarez, quien reside en Alemania y se puede encontrar en http://negracubanateniaqueser.com.

– Yasmín Silvia Portales Machado está haciendo un trabajo significativo con el proyecto Arcoíris en La Habana: ¿Quiénes somos?

– Logbona Olukonee –también conocida como Anabel Mitjans– es una teórica, activista, organizadora y profesora de Historia en la Universidad Agraria de La Habana, puedes conocer más sobre ella en http://negracubanateniaqueser.com/tag/anabel-mitjans-alayon/.

– Afibola Sifunola, poeta y escritora joven, también trata temas lésbicos en su obra; reside en la barriada del Vedado en LaHabana.

– La Marcha Trans de Berlin 2014 ha sido organizada por la cubana Anousk, puede localizarse en http://negracubanateniaqueser.com/2014/10/27/transmarch-berlin-cuando-el-genero-binario-no-nos-sirve/

– El movimiento feminista lésbico/ queer es fuerte en el mundo, actualmente, y se desarrolla desde sus dos más fuertes polos: el autónomo y el institucional; con muchas contradicciones, muchos enfrentamientos, acuerdos y desacuerdos, pero vive.

– La presencia de las mujeres transgénero en el activismo feminista es muy importante en estos tiempos, pues libran fortísimas batallas contra la transfobia y la transmisoginia, incluso en espacios llamados feministas.

– Los hombres transgénero y las poblaciones no conformes con el binarismo de la biología también forman parte del feminismo queer.

– Odaymara Cuesta y Olivia Prendes actualmente residimos en Austin, Texas, y continuamos Krudas Cubensi con nuestra música y activismo hasta hoy día, participando en eventos a nivel internacional, escribiendo, produciendo, organizando comunidades y representando nuestra existencia lésbica feminista queer.

Pensamos que nuestro accionar es muy importante, la Historia (véase la palabra cómo contiene el pronombre his, que en inglés significa ”de Él” ) ya está hecha y/ o se sigue haciendo, nuestra Herstoria (de Ella) es la que vamos haciendo nosotras con cada aporte, cada granito de arena. Nadie lo hará por nosotras, somos las máximas responsables. La diaria tarea de revisar nuestros contextos, nuestro lenguaje, cambiar lo que deba ser cambiado, exigir nuestros derechos a todos los niveles, dejar constancia de las situaciones que vivimos, alzar nuestras voces, hacer actos de presencia e impactar en nuestras sociedades por nosotrxs y el futuro, por quienes están, por quienes ya no están, por quienes vendrán.

Tomado de SEMlac-Cuba – Diversidad Sexual

Acerca de proyectoarcoiris

este es un proyecto para promover la visibilidad de la comunidad LGBTQ de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Cuarto propio, Personajes X, Sexo-diversxs y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuba: feminismo lésbico, trans, queer… notas compartidas

  1. Francisco Alberto Henao Carmona dijo:

    Buenas Tardes.
    Felicitándolos por tan excelente labor.
    Mi tercer libro publicado: !!”HOMBRES”¡¡ ¿Por qué me gustan? ha causado muy buena aceptación dentro del publico al cual está destinado, me encantaría que pudiésemos compartir conceptos y contemplar la posibilidad de una relación comercial.
    Cordial y efusivo saludo:
    Francisco Alberto Henao Carmona
    Escritor y periodista.
    Felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s